sábado, 7 de marzo de 2015

Anclado a puerto

Estatua del Parque Vigeland de Oslo, foto de Hans A. Rosbach

     Mis manos, barcos de vela que encontraron ya su puerto,
     Feliz de codos abajo, con ojos que ya no pesan,
     De impotencia de moverme, tan feliz por estar preso,
     De ser pequeño juguete que al fin fue puesto en su caja.
     ¿Qué poder y qué mensaje me transmite esa presencia?
     ¿Qué abrazarme desde dentro, que me desnuda, indefenso?
                                                                                    
                                                                                         © Luis de la Rosa