lunes, 25 de mayo de 2015

Es por la diferencia



Es por la diferencia por donde
Se cuela la vida.
Es la amable y traicionera
Diferencia la que regala
Vías, ventanas,
La que atrayéndonos con su traje
De igualdad,
Nos turba desnudando
Su otredad.
Y mientras nuestro racional se columpia
En las barras fijadas previamente,
El tiempo cambia, el suelo se aleja,
La corriente nos regala un bulto
Que hay coger soltándose de ambas manos.
         
                                                          Poema de mi libro "Espada de sentido"
                                                                                                                                                                                                       © Luis de la Rosa
                                      


jueves, 21 de mayo de 2015

Un soneto, en los días del pasado



                                           Un soneto, en los días del pasado
En los que el sol no daba alternativas
Y era pesado como los objetos
Que fijaban el curso de la vida,

Las noches eran sombra pavorosa
Y los días, reto sin garantías...
Era como el oro y los cuentos:
Herramienta de mágica subida;

Era hacer, con ayuda de los dedos,
Con la masa corriente de los días,
Un fideo más fino en los tercetos,

Una luz de artificio con conceptos
(Ya teníamos el pan de cada día),
Polvo de solimán o brujería.


                                                                                                                                        © Luis de la Rosa

domingo, 3 de mayo de 2015

Dolor de amor.

Imagen: "Diego y yo", de Frida Kahlo.


No quieres perder la carne exquisita
Que está metida entre la grasa.
No sueltas el dolor, que es real,
Por las emociones gozosas que están
Incrustadas en él
- Sin poder liberarse ni dialogar con él -
Y que son realidad virtual.
Eso, curiosamente, significa
Que el éxtasis puede más que la tortura,
Que estamos dispuestos a afrontar un infierno
Sin garantías
Por el brillo de algo que alimenta nuestra alma
Detrás del biombo negro,
Y que - sin espacio ahora para gozarlo -
Sabemos que es cielo.

Sus palabras, sus obras, son maniobras de guerra
En un campo chamuscado.
Pero, ¡ay!, por encima brilla el sol
De sus ojos.

                                                                              © Luis de la Rosa