domingo, 18 de noviembre de 2018

Creación



                                                                                                                                                                                                                                                                (Escuchando el segundo cuarteto de Borodin)

La voz propia es un ímpetu ciego entre ecos.
En el parto de la creación, los ojos están demasiado pegados
A las superficies de lo que nace de ellos mismos,
Superficies que ni siquiera son piel: son vestidos ya vistos,
Frases casi preexistentes, calor antes experimentado.
Quien crea no sabe si ese calor va a ser nauseabundo para quien lo reciba,
Si esas ropas suponen algo nuevo.
Solo se trata de dejar que el parto saque totalmente a la criatura
Con el ritmo preciso, con la adecuación justa a eso que no es más que nosotros
Pero ya otro a la vez, y que nace.
Será ese ritmo entonces prosa, puntuación: simple sostén
El que, reflejado en el espejo, sea música
Y la clave de la hermosura de todo.

                                                                                                                                                                            © Luis de la Rosa Rivera

domingo, 7 de octubre de 2018

Sin luz por el momento



Al otoño ya no le quedan ganas de vivir
Y sus fuerzas caen como la hoja,
Pero aún le queda por delante el vívido invierno.

La luz de otoño es cavernosa, alucinada.
La lluvia de otoño incita a caer con ella.
Pero aún falta una experiencia de enérgica realidad:
El terso sol de invierno,
La cercana compañía de su frío joven.

Las hojas han caído todas de mi árbol este nunca tan otoñal otoño.
He venido a parar a un bosque de troncos desnudos y cielo siempre triste.
Le pega al número de mis años: cuarenta y siete es un número en sombra.
La experiencia desvía ahora las aventuras como conocidos frutos perniciosos
Y enfrente queda un erial solo suavizado
Por el enigma de la niebla.

Pero más allá de las matemáticas del otoño
(Experto en restas y en el cero multiplicando
Muchas cosas sumadas en tantos años),
La espera y el caminar aun sin luz son amigos de la vida.
Confía en que ella aún tiene un invierno intenso que ofrecerte
En el que el cielo mesetario se ilumine en el momento menos pensado
Y vuelvas a ganar el paisaje entero y tu cuerpo.


                                                                                                                                                                            © Luis de la Rosa Rivera

domingo, 9 de septiembre de 2018

Cuanto más hueca, más grande es la tentación



La vida es tantos días cuevas
Y tan raramente puertas
Que hasta la puerta del infierno nos atrae
Si es grandiosa y parece llevar lejos.

Delante hay tantas veces pared
Que tras una boca de alcantarilla destapada
Se nos antoja ver el cielo, aunque luego
Se nos haga sospechosamente raro
El movimiento de bajar para alcanzarlo.

El vértigo es la tentación de lanzarnos al abismo,
Escribió Milan Kundera.

Ser algo es tan importante,
Da tanto miedo que nuestra conciencia sea un corcho de botella flotando en el agua,
Que cuando los demás declaran que nos ven
Aunque no veamos lo que ven, o no nos reconozcamos en su visión
Estamos dispuestos a agarrarnos con los dos brazos a ese fantasma
Invisible para nosotros pero que se experimenta sólido
Y dejar ir el resto de nuestras posibilidades.

                                                                                                                                            © Luis de la Rosa Rivera


viernes, 24 de agosto de 2018

La noche en vestido de seducción



Las calles urbanas, de noche,
Aprovechan para ser ellas mismas.

Posan en actitud interesante
Con su misterio de maquillaje de luz de luna
En realidad se echan luz de farola.

Se ponen música atmosférica
De generador eléctrico,
Para hacer sentir que estás en un lugar especial.

Apenas se descubren, como unos ojos que no hablan,
Pero son como un gato que te apuñala de repente con sus iris de acero
Mientras te ahorca con sus pupilas tensándose
Y luego se aleja deslizándose suave.
Es decir: inofensivas.

Las calles nocturnas son los andares de tu amante con actitud.

                                                                                              © Luis de la Rosa Rivera                                       


miércoles, 1 de agosto de 2018

Himno



Piel de toro
Deja de ser madrastra y aprende a querer,
Aprende a comprender.

No te mires
Tan solo en las palabras que te pintan bien,
Atrévete a saber.

Mira más lejos, más lento, permítete también dudar,
Es algo natural.
Mira muy cerca, a los tuyos, y no tan solo a una mitad,
Atrévete a cambiar.

Mientras pienses
Que lo que te define es una sola fe,
Una lengua, un papel,

Mientras eches
A herejes, ilustrados, rojos y a quien no es
Sencillo de entender,

A quien le digas que debe quedarse va a sospechar
Que lo vas a engañar
Porque lo que es diferente solo te interesa a ti
Como una posesión.

Goya, Lorca,
Machado, Luis Cernuda, Isaac Peral
Sufrieron tu moral

Pero luego
Una vez muertos te los quieres apropiar.
Y así el ego engordar.

Si a tus muchas virtudes añades algo de humildad,
Todo mejorará.
Si te adentras al fondo y dejas lo superficial, 
Sin duda ganarás.

                                                                              © Luis de la Rosa Rivera


lunes, 30 de julio de 2018

Silencio de nube




                                                                             (Cementerio monumental de Milán. 4-1-2018)

El silencio es un atributo de todo lo importante:
Los muertos se presentan en silencio.
La naturaleza se lanza mensajes en silencio
La nube a la rama, el jirón de césped soleado
Al cielo que retumba su azul—.
El tiempo se abre paso entre cortinajes de estruendo
O al menos apartando ramitas que crujen,
Pero él mismo con paso calmado y absolutamente fluido,
Sin roces que turben su silencio de nube.


                                         
                                                                                                                                                                                                © Luis de la Rosa Rivera

lunes, 23 de julio de 2018

La coartada de Madrid



Madrid es más ligero cuanto más al centro.
Fuera de él, la luz de azul y ladrillo pesa al meterse por los ojos.
Miles de polillas se arrastran cosquilleantes por los bordes de la Gran Vía
O se refugian en domésticas calles laterales.

Por muchos hierros que elabore el intelecto
Sobre lo que ocurre fuera,
Ese sol joven bañándose aquí y allá en sombra
Te sostiene más alto de lo que las palabras con su peso traducen.

Por eso en Madrid tanta gente usa palabras vacías.




                                                                                                                                        © Luis de la Rosa Rivera