miércoles, 9 de septiembre de 2015

La voz de la lluvia


La lluvia teje laboriosa en las tejas.
La lluvia fríe apetitosa en los plásticos.
La lluvia acompaña con el frufrú
De su largo vestido de cola
A los coches que circulan por la calle.
Cuando la lluvia repiquetea irregular
Nos intenta decir algo con ahínco,
Como tratando de romper la tela
Que la separa de la razón de los humanos,
Cual los pájaros que cantando se interrumpen.
La lluvia nos avisa melancólica
De cuándo se acabaron sus fuerzas.
La lluvia alza la voz con furia inútil
Cuando quiere que callemos y evoquemos
Qué cerca esta ella, la naturaleza.


                                                     © Luis de la Rosa