sábado, 7 de octubre de 2017

A contracorriente



Las olas pugnan por empujar hacia adelante.
Los ojos azulencos del agua nos reflotan agarrándonos un pulmón con cada mano
Mientras su voz carrasposa no deja de darnos su charla.

Hay que hacer un esfuerzo de peso,
De esquivación del aire,
Para llegar al tesoro abisal de los recuerdos
Que nos esperan como un galeón hundido
Con una plétora abigarrada de maravedíes.

El problema para la vida es que su fascinación
Demandaría un continuo caminar hacia atrás
Para ir recogiéndolos y explorándolos,
Y eso es lo opuesto a su dinámica.
Pero estaríamos tan orientados si tuviésemos siempre a la vista sus mapas
Como en la pantalla de nuestra tableta digital.
Sería como consultar en google maps
La ruta a la felicidad o a veces a la intensidad.

                                                                                                                     © Luis de la Rosa Rivera