lunes, 16 de junio de 2014

Colores

Casona verde naranja de Alicia Venegas Thayer

El naranja es un color franco
Como la luz del sol
Y la naranja, que no la esconde.
El marrón es honesto
Como la tierra, como la madera,
Como la mierda.
No sonríe, mas su mirada pura
No nos cansa con mentiras.
El rojo es sólo físico, no nos engañemos.
Nos da el vértigo de la vida tensada como hilo
Hasta el límite de romperse, es sólo un momento,
Sólo ese momento
En que la vida explota y quizás termina.
Por eso nos atrae como un precipicio.
El azul y el verde se apartan distantes: se lo tienen muy creído
Porque uno es el color de la hierba y otro el del cielo.
Dejémoslos con sus egos: no responderán a lo que les demos
Sino que lo absorberán todo; nos harán pesados
Con su humedad.
El negro es el duro color de la nada,
De la implacable negación.
Sobrecogedor, como el rojo,
Pero no es de esta vida.
(Curioso que ella tolere mostrárnoslo)
Ni sensual ni sentimental,
Es el color de la amputación de nuestros deseos,
Único atisbo que nos es dado en vida
De la esencia de no tenerla.
El negro nos da dolor.
El blanco también nos da, pero poco;
Es severísimo en su parquedad de madre estricta.
El blanco es como el hambre
Y no tiene emociones,
Pero está del lado de la vida, sin duda.


                                   Poema del libro Espada de sentido