jueves, 5 de junio de 2014

Cuando la forma cría calor






Mayte Dalianegra, amiga a través del blog, dijo que le llamaron la atención unos versos de este poema de mi nuevo y primer libro, Espada de sentido. Lo reproduzco aquí íntegro.



Cuando la forma cría calor
Por fin deja de ser despreciable
U odiosa,
Sin valor ella y sin valor nosotros
Por no ser capaces de encontrarlo.
Como la música cuando nos encuentra
Por fin, tras varios contactos.
Necesitamos esa desnudez de la forma ajena hablándonos,
Tomar ese exceso para tener suficiente.
Que las formas que nos rodean sean
Úteros donde meternos palpitantes
Para que dejen de ser zapatos que nos llaguen.