martes, 27 de mayo de 2014

Deseo de mujer


File:Alejandro Pizarnik-C123.jpg


Alejandra Pizarnik (1936-1972) es nuestra Anne Sexton, nuestra Marilyn, nuestra gran poeta del siglo XX. Digo nuestra no refiriéndome a España, sino a nuestra lengua común, ese tesoro en el fondo tan poco valorado. Ella era porteña, de ascendencia centroeuropea. Si hubiera nacido en Estados Unidos, sería obligatoria en todos los colegios; si fuera francesa, sería el icono que aparecería en los billetes de los antiguos francos. Ay, pero era de un país de habla hispana. O sea que no es muy recordada, ni valorada como se merece. Además, no se le entiende muy bien, así que los que hablan de literatura prefieren quedarse con Gabriela Mistral o con Alfonsina Storni. ¿No es hora de que se vayan renovando un poco?





Además, habla de cosas que también les pasan a las mujeres, como sentir el goce del sexo...


  AMANTES

una flor
           no lejos de la noche
           mi cuerpo mudo
     se abre
a la delicada urgencia del rocío.



File:Dew on flowers.jpg



...pasar noches en vela por desamor...
                                           

                                             LOS OJOS ABIERTOS
                                                                                                                                                                                                      
                                             Alguien mide sollozando
                                             la extensión del alba.
                                             Alguien apuñala la almohada
                                             en busca de su imposible
                                             lugar de reposo.


                                                               
      File:Frida-pillow-1200.jpg                       


                       
...y refugiarse en cuerpos sin alma para curar la herida...


                              LOS TRABAJOS Y LAS NOCHES

                              para reconocer en la sed mi emblema
                              para significar el único sueño
                              para no sustentarme de nuevo en el amor

                              he sido toda ofrenda
                              un puro errar
                              de loba en el bosque
                              en la noche de los cuerpos

                              para decir la palabra inocente